10 May
Seguridad Corporativa

Las tareas en seguridad corporativa van enfocadas a calcular los peligros, e identificar a tiempo los riesgos y las vulnerabilidades en la empresa, con el fin de mitigarlos y administrarlos efectivamente, conociendo las amenazas y reduciendo su impacto, para aumentar la capacidad de recuperación y la supervivencia de la organización, en un ambiente hostil.  
Esto involucra una serie de gestiones reguladas y encaminadas a un objetivo específico de control, debiendo recurrir a cuatro de sus recursos o activos principales: recurso humano, financiero, administrativo y operativo; que, en la gestión de seguridad, deben optimizarse y producir valor agregado al objeto social y al producto terminado.
En una organización entran en juego varios factores, tales como la percepción de seguridad que los trabajadores tienen respecto de la misma, usualmente llamada "cultura de seguridad"; la colaboración que le cabe a cada integrante de la organización en el sostenimiento de las condiciones seguras ; y, por otro lado, en una organización hay bienes, personas, información, propiedades y una cantidad de activos que deben ser protegidos, sin embargo a la hora de diseñar e implementar las medidas de seguridad, pareciera que deja de ser tan sencillo elaborar un proyecto para asegurar un ambiente tranquilo y seguro de trabajo utilizando sólo el sentido común. Se debe utilizar las herramientas apropiadas que aseguren, de la forma más eficiente posible, una administración aceptable de los riesgos o la mitigación de sus consecuencias.
Dependiendo de la perspectiva que se adopte, el concepto de Seguridad Corporativa puede tener diversos propósitos:
Evitar que al interior de la empresa se produzcan hechos de alto impacto producidos por factores externos como la delincuencia; o por factores internos asociados a la propia actividad de la organización.
Ausencia de peligros o riesgos, es decir, de amenazas o factores que causen perjuicios, independiente de la gravedad de su consecuencia.
Actitud preventiva de los colaboradores en cuanto a actos y condiciones inseguras en la empresa, con el fin de construir una cultura de seguridad.
Estándares y niveles de prevención, en los que los riesgos asociados a la propia actividad de la empresa son controlables.
Un proceso de identificación oportuna unido a un estado de alerta prudente y razonable, en el que los peligros y la gestión de los riesgos al interior de la organización, son manejables.
El control de las pérdidas asociado a la seguridad, en la que se consideren importantes los factores tanto externos como internos que puedan generar costos no calculados en los procesos productivos.

Reflexiones